martes, 6 de julio de 2010

Lágrima Perdida


Una lágrima
se niega a brotar
yace inerme en su génesis
por la incompetencia
demostrada incesantemente

Antes de nacer
empieza a menguar

Ojos y soledad
compañía perfecta
en su muerte
pensada días atrás

No pasea por la mejilla
no respira, no vibra
no refleja emoción
no baila un compás

simple
fatua
soltera
exigua
derrumbada
desolada

En retiro obligado
ante el ánimo turbado

Queda congelada
en la gélida mirada

Exenta de aventuras
escondida de las dudas...

Desapareciendo aterrada
por su vana utilidad
desterrada de la vida
por ser muestra de debilidad.

viernes, 28 de mayo de 2010

Fascinación


- Hola chico
- Hola chica, ¿Cómo estás?
- ¿Bien y tu?
- Bien
Generalmente nuestros diálogos no pasaban a más, pero con eso bastaba. La serenidad melódica de su voz, el dulce brillo de sus ojos, la forma en que caminaba, y el suave contacto de nuestras mejillas en un saludo formal, eran suficientes para mí. Ella era una divinidad en mi mundo. Mi pequeña criatura de porcelana, hermosamente tallada, con ese tonalidad rosa que saltaba de su piel, y ese misterioso velo de fragilidad que siempre la cubría. Al verla, lo único que llegaba a mi mente era una palabra: delicadeza. La veía hermosa y frágil a la vez. Su sonrisita despreocupada helaba mis sentidos, y me trasladaba a un mundo extraño en el que sólo podía hacer una cosa: admirarla. Era increíble como mi mente, pervertida desde hace algún tiempo por los avatares vividos, quedaba anulada ante su figura de semidiosa bajada del Olimpo. Era como un niño que ve al hada de sus sueños, materializada en el cuerpo de una magnífica mujer. Mis pecados eran pulverizados ante su presencia. Sentarme a su lado, era un divino placer. Era única.

Nunca quise tenerla. Mi mente colapsaba en la fascinación. Nunca pensé en ella como algo más que una hermosa presencia a la cual admirar, como aquella Remedios la bella que Gabriel García Márquez veía en sus ensoñaciones de Macondo. A veces alguien te deslumbra tanto que se te hace imposible corromperle, ni aún en pensamiento. Me conformaba con el cruce de nuestras miradas y el esbozo de una sonrisa indiferente.

Hoy veo sus fotos y vuelvo a sentir lo mismo. La veo casada, la veo con un hijo en su vientre, y la veo feliz. Tal vez no sea una diosa, quizá no es más que un ser común. Pero para mí, es una de las personas más atractivas que he conocido, y nadie puede quitarme la idea de que es una divinidad hecha persona. Es feliz y me transmite su felicidad desde esa imagen congelada en mi computador. Me hace feliz, y desde este lado de la web le envío mis mejores deseos para su dicha, y la de todos los afortunados que comparten junto a ella su estancia en este mundo. Chao chica, gracias por mostrarme el lado más puro de una atracción ingenua.

“Es sorprendente cómo se tiene a veces la ilusión absoluta de que lo bello es lo bueno. Que una linda mujer charle tonterías. Usted escucha y no oye tonterías: usted oye las cosas más espirituales. Que ella diga o haga villanías, y usted solo verá en ellas algo encantador. Que por azar ella no haga ni diga necedades ni villanías, que sea bonita, y estará usted completamente persuadido de que es un prodigio de inteligencia y moralidad”.
La sonata a Kreutzer // León N. Tolstoi

lunes, 24 de mayo de 2010

¡Bienvenida!

Buen día para todos.

El equipo del ánodo de las empatías tiene la satisfacción de anunciar a nuestros lectores la integración de una nueva escritora a nuestro espacio. Haciendo gala de su exquisita poesía, de su virtuosismo con las palabras, ella nos guiará hacia nuevos horizontes, recorriendo los mares (muchas veces turbulentos) del pensamiento humano, permitiéndonos así saborear nuevas sensaciones, ampliando nuestro universo del sentimiento.

Con su inclusión, se nos antoja un banquete de emociones, y esperamos que, al igual que nosotros, puedan disfrutarlo. ¡Bienvenida ONIX!

domingo, 23 de mayo de 2010

Versos Prisioneros

He aquí la musa
absorta en el temblor incesante de la pluma
sobre páginas blancas
impolutas de pasión
vírgenes de expresión


No hace falta una rima más
asonante
consonante
¿quién la leerá?
¿quién la escuchará?


Versos aletargados en una hermosa prisión
con rejas de oro
y techos de cristal
ásperos de sentimientos
ácidos de ansiedad


Hermosos cuando se llegan a mostrar
aunque no quieren que nadie los vea ya
destronados del reino que gobernaban
acusados de usurpar una vida real


Vienen y van
y un hálito de zozobra
los hacen perder la confianza y la lealtad
pero allí están


Y reos son
sin alternativas de libertad
usados sin contemplación
violentados de forma ruín y con premeditación


Pero ellos son amor
se entregan con servicio y devoción
como un matrimonio en perfecta comunión


Más adelante, su amada musa
los liberará
aunque en ese momento
ellos ya no la quieran abandonar


La harán dueña de su cabalgar
sobre letras ajadas
de tanto ultrajar

viernes, 14 de mayo de 2010

Fatum I

Pocas veces tenemos la certeza de que el mundo en que acostumbramos a vivir, es ficticio. Pocas ocasiones nos recuerdan que nuestra vida, esa que desarrollamos día a día, cotidianamente, es irreal. Pocas veces abrimos los ojos y observamos la cruda realidad parada frente a nosotros. Todo es efímero, todo se desvanece al final. Tu casa, tu carro, tu trabajo, tu familia, tu pareja, tu mascota, tus estudios y el papel ese al que llamas título, tu país, tu candidato político, tu dinero, tu yo... todo se diluirá en la nada. Todo eso a lo que tanto te aferras, todo eso que te llena de orgullo, desaparecerá. Y no puedes hacer nada, simplemente es la realidad: todo se difuminará.

Pocas veces tomas consciencia de que eres algo mas que esto que crees ser. Pocas veces te atreves a indagar más. Pocas veces tomas el valor para afrontar el miedo a lo desconocido. Crees que lo que haces te da seguridad, y te aferras a ello, creyendo que te aferras así a la vida... Pero, ¿Esto que crees que es la vida, es realmente la vida?. No... Sabes que hay algo más allá... pero temes descubrirlo. Porque no tienes idea de lo que es, porque no tienes idea de lo que pasará contigo. Tu desaparecerás, y no puedes hacer nada al respecto...

Pero hay una salida. Siempre hay una salida, una solución... ¿Estás dispuesto o dispuesta, preparado o preparada, para abandonarte, decir adiós, y reencontrarte con lo que realmente eres? La salida está allí, la puerta está allí... ¡Calla, silencio!. Escucha... Lo que eres, está llamando a tu puerta. ¿Estas preparado para abrirla?

(Anexo: tema musical. Sugiero subir el volumen)

lunes, 12 de abril de 2010

Me senté a tu lado

Te escuché pacientemente, prestando atención a cada palabra que escapaba de tus labios. Hice mi corazón un poco más fuerte, un poco mas resistente, construí una defensa en torno a él. Pero a tus palabras les fue indiferente eso. Se infiltraron por los muros, y llegaron, algo venenosas, a mi corazón. Y no eran venenosas al salir de tu boca, no, eran sólo palabras. Pero al atravesar mi muralla, se intoxicaron con mis deseos insatisfechos, con mi rabia, con mis ganas.

Hice preguntas, todas con una intención de fondo que tú no pudiste ver: “dime más, cuéntame mas, suelta más palabras”. Decidí contribuir poco a poco a emponzoñar la ilusión que tenía sobre ti. Y cometí suicidio. Te ayudé. Te señalé el camino que te alejaba de mí. Porque mientras hablabas, me di cuenta que mis esperanzas estaban perdidas. Porque sin necesidad de ser Einstein, pude ver un ejemplo de la relatividad ahí, a mi lado, contigo. Porque noté que estabas aquí, y estabas con él; me hablabas a mí, y al mismo tiempo, era a él a quién le hablabas. Y te ayudé. Te di mis consejos, aunque ellos sólo te alejaban más de mí. Comprendí mi papel en el juego: no, era falso, yo no había ganado. Te dejé hacer lo que querías hacer. Sólo te empuje un poco, sólo te sacudí un poco, sólo te guié un poco. En tus planes, en tus deseos, había buscado mi nombre... y lo que parecía mi nombre, ya no estaba por ningún lado.

Hoy me doy cuenta que siempre habías estado en mi vida. Que aunque hubo diferencias, nada había cambiado en esencia. Karina C., Bethsy, Lucía, Michelle... erán sólo nombres, denominaciones diferentes para la misma situación, contextos diferentes que disfrazaban la misma condición. Mi papel siempre fue el mismo. Y no fue obra del azar, no fueron cosas del destino, nadie me empujó a ningún lugar. Siempre fui yo quién lo quiso así, siempre fui yo el que lo decidí. Nadie tiene la culpa. Yo, me senté a tu lado.

jueves, 8 de abril de 2010

Hogar

En muchas ocasiones nuestros sufrimientos y problemas empiezan por no aceptar la realidad. Muchas veces, algo, y en el mayor de los casos alguien, nos revela una terrible realidad interior que nos negamos a aceptar, que nos negamos a admitir. Luchamos por no verla, tratamos de esconderla. Pero siempre se llega a un punto en que lo aceptas. Y es ahí, cuando te das cuenta que esa realidad no es del todo fea, no es del todo dolorosa, sino que, a partir de allí, partiendo de ella, puedes salir adelante, desatascarte, superarte. Creo que es eso lo que muestra este tema de Depeche Mode (haz click aquí para ver el video). Quizá es algo viejo, pero a mi entender, la letra te muestra eso: la crudeza de esa realidad. En el caso del tema, y muchas veces sucede en la vida real, le terminas agradeciendo a esa persona, cosa, situación, etc., que te hayan mostrado esa realidad, que te hayan mostrado tu verdad, lo que eres, tu “hogar”, porque, de no haber sucedido eso, probablemente jamás hubieses podido cambiar, y aún hoy estarías estancado en la negación y lucha de la que antes hablé. Es mi interpretación, pero cada quién es libre de juzgarla. Enjoy it!

HOME // Depeche Mode

Aquí hay una canción desde el lado equivocado de la ciudad
Donde estoy atado al suelo por el sonido más solitario
Que golpea desde adentro y me está paralizando

Aquí hay una página desde el escenario más vacío
Una jaula o la cruz más pesada jamás hecha
Un indicador de la trampa más mortal jamás tendida

Y te agradezco por traerme aquí
Por mostrarme mi hogar
Por cantar estas lágrimas
Finalmente veo que aquí pertenezco

El calor y el más enfermizo dulce aroma de sábanas
Que se aferran de mis rodillas y mis pies
Bien, me estoy ahogando en el tiempo hacia un ritmo desesperado

Y te agradezco...

Se siente como casa
Debí haberlo sabido
Desde mi primer respiro

Dios envió al único verdadero amigo, lo llamo mío
Pretendiendo que haré enmiendas la próxima vez
Ofreciendo el glorioso final de la línea

Y te agradezco...

lunes, 22 de marzo de 2010

Homofagia

Pues hoy me ha tocado ser
Un espíritu atrapado en la cola de un banco
Observando a mi alrededor
Y lo primero que me ha sorprendido
Es ver el regocijo de los humanos
Cuando sin conocerse, se reúnen a quejarse...
Criticando... juzgando... condenando... ensalzando sus desgracias.

Tres personas más adelante en mi fila
Se encuentra una chica terriblemente enferma de una gripe que no la deja en paz
Dos personas por delante de mí han empezado a condolerse de la chica
Con una falsa e hipócrita sonrisa...
¿Por qué no la ayudan?
¿Por qué no cierran sus ojos... se enfocan.. y le regalan un poco de su salud?

Me empieza a parecer increíble
Incluso yo empiezo a enfermar
Con esta parte oscura de la humanidad
Y no he podido evitar observar a la chica que está a mi lado
Y empezar a imaginar... ¿Y si pudiera tenerla?
¿Y si pudiera tomarla... poseerla... aún cuando tengo a mi novia?

Pero afortunadamente hay algo cambiando
Una nueva energía entra al banco: se trata de una niña pequeña
No tendrá mas de dos años
Y su carita sonriente está transformando el ambiente a mi alrededor
Todos la miran... todos la admiran...
Todos le sonríen... a su inocencia.

Y esto me hace recordar, que alguna vez, todos aquí, fuimos iguales a esa niña
Pero fuimos transformados en esto que ahora somos
En este patético ser que ahora somos
Para vivir en este mundo paranoico.

Y SÉ LO QUE VA HA SUCEDER
SÉ LO QUE VAMOS A HACER: ¡LA VAMOS A JODER A ELLA TAMBIÉN!
¡LA VAMOS A MOLDEAR! ¡LE VAMOS A IMPONER NUESTRAS CONFUSAS REGLAS!
¡LE VAMOS A LIMITAR SU LIBERTAD PARA QUE SE ADAPTE A ESTA SOCIEDAD!

¿Qué clase de monstruos somos?
La juzgaremos... La destruiremos...
Le quitaremos su inocencia... nos reiremos de lo que conserve de ella.

Si tan sólo pudiera salvarla
Si tan sólo pudiera apartarla
Ella es mi esperanza... ella es nuestra esperanza...
Para cambiar... para sanar..

jueves, 18 de marzo de 2010

Melpómene

¿Quién no se ha enamorado alguna vez, solo? ¿Quién no ha sucumbido a la terrible atracción por otra persona que se pasea por el mundo, despreocupada, indiferente, e incluso ignorante de dicha atracción? ¿Quién no se ha imaginado, como una especie de refugio, como una especie de medicina que mitiga la frustración, a esa persona caminando junto a uno, y, un poco más allá, entregada a uno? ¿Quién es el que después de esto, no ha desvariado, y se ha sentido peor, afirmando entonces el célebre refrán “fue peor el remedio que la enfermedad”? Creo, que esto es lo que muestra este tremendo temazo de la banda danesa Kashmir. Por supuesto, es necesario utilizar un poco la imaginación para darle sentido a unas letras que quizá, en cierto punto, parecen desvariar, parecen perder el sentido. Pero a mi juicio, es una excelente representación de lo que a muchos de nosotros nos ha sucedido alguna vez. El tema es, tanto en letra como a nivel musical, fenomenal. Y quizá en esto último sobrepasa a lo primero, desde el inicio de la canción, que cada vez se torna más envolvente, hasta el final. Acá les dejo un link para ver un video de un aficionado en youtube, aunque no importa el video, lo que importa es la música. Y a continuación, la letra traducida (en inglés, la pueden googlear). Disfrútenla.


Kashmir // Melpómene

Algo me dice que estoy abandonado sin ningún chance
En mis sospechosas tentativas de tenerla cerca
Lo suficiente como para cerrar mis labios sobre su sonrisa
Ahora no puedo cerrar mis ojos cuando ella está cerca
Y ella está cerca
Pasando como el viento que da forma a las nubes
Ella está cerca, ella está alrededor...

No sé cómo pero las cosas repentinamente han dado un giro
Y ambos hemos caminado frente a la misma puerta
Desnudándonos, como si no hubiese nada que esconder
Y llamándonos el uno al otro por nombres que nunca hemos tenido
Que tú nunca oyes
Y entonces un inesperado giro nos lanza sobre la acera
Una estúpida expresión, una palabra fatal.

Chicha despreocupada
Matándome con su luz, con su luz
Ella es tan inconsciente de que es mi Melpómene.

Rompes el código
Como siempre estoy seguro que lo haces sin ningunas intenciones,
pero sé que eso me aleja mas de ti
Ahora las nubes son obsoletas
Tengo esperanzas de que aterrizarás sobre tus pies
sin aquellos malvados demonios
manteniéndote recordando que...

Las guerras nos han lanzado sobre la acera
como frágiles corazones a los que se les ha acabado el pegamento
Como si estuviésemos huyendo del tiempo
y enfermos para ahogar los hechos en vino
Eso debería ser honesto y simple:
Como damos, deberíamos recibir
Debo estar hastiado
Desmayando de mis funciones en soledad.

Chicha despreocupada
Matándome con su luz, con su luz
Ella es tan inconsciente de que es mi Melpómene.

jueves, 8 de octubre de 2009

Bajo el vestido de Iraida


Aquella noche mientras me hundía en un sordo debate sobre si debía tomar o rechazar la marihuana que tu amigo me ofrecía, pensé que no era necesario su “poder” para justificar lo que quería hacer, así que, como ya sabes, me dediqué a hacer lo que quería hacer...

El cielo se abrió... ¡Y no me importó lo que pudiera suceder! ¡Ni lo que fueran a decir! Simplemente seguí los susurros de lo que hay dentro de mi. Y ahí la conocí, en esa fiesta de pacotilla donde todos zumbaban como abejas bajo la influencia del cannabis, menos tu, menos ella, menos yo... al menos no directamente. Me contó que no podía con sus deseos cohibidos, y yo solté que no podía con la negación de tu cuerpo... ¡Así que hicimos el trato de probar las mieles que se nos negaban hasta ahora en esa oscuridad!

¡¿Cúal fue el problema en nuestro modo de actuar?!
¡Ella también buscaba lo que yo andaba buscando esa noche!
Es doloroso, pero al César lo que del César...

Esta noche es una noche diferente.
Esta chica hizo la noche diferente con su vestido caído sobre mis zapatos.

Esta chica es una chica diferente hoy,
Y lo es sólo porque se atrevió a hacer en una noche lo que tu dudaste hacer en años.

¿Ahora te atreves a llamarla puta?
¿Cómo puedes juzgarla si no te has dedicado a sopesar sus motivos?
Era tarde, pero ella demostró que nunca es demasiado tarde...

(Aquella noche comprendí que las relaciones no se deben forzar...
Aquella noche comprendí que cuando el deseo es mutuo, las cosas simplemente se dan...
Y se dieron... con Iradia)

¡Con Iraida!
¡Con Iraida!
¡Con Iraida!
¡Con Iraida!